Pozoblanco

Entre la tradición y la modernidad

Población: 16.042 habitantes

Gentilicio: Pozoalbenses

Pozoblanco a la sombra de la encina; gallo altanero, próspero e industrializado. Pozoblanco, capital de las Siete Villas, centro comercial e industrial de la comarca, ha sabido mantener su sabor de bello pueblo de la sierra, preservando perfectamente su especial entorno natural, donde las dehesas de encinar en las que libremente pasta el cerdo ibérico dan paso a la abruptuosidad y riqueza biológica del ecosistema del río Cuzna.

Explosión de júbilo cuando llegan las fiestas de la Virgen de Luna, la patrona, que comparte con el vecino pueblo de Villanueva de Córdoba, o la Feria de Nuestra Señora de las Mercedes en las que destacan las corridas de toros. Destaca la grandiosa Iglesia de Santa Catalina y el bello rincón del Pozo Viejo junto a la riqueza gastronómica basada en el cerdo ibérico.

Su posición geográfica en el centro de Los Pedroches ha convertido a Pozoblanco en la capital económica y administrativa de la comarca.

Fue fundada en el siglo XIV gracias al espíritu colonizador de los habitantes de la cercana Pedroche, que utilizaron este nuevo poblado para escapar de los efectos de la peste. En 1.478 obtuvo el título de villa y desde ese momento su preeminencia no ha dejado de crecer. Pese a este origen bajomedieval las tierras que rodean a Pozoblanco estuvieron pobladas desde la más remota antigüedad como queda patente en restos arqueológicos tan importantes como el Tesoro de los Almadenes, correspondiente a un yacimiento ibérico-romano.

Ermita de San Antonio

Su historia durante toda la Edad Moderna sigue el mismo ritmo evolutivo al que se vio sometida la unidad jurisdiccional de las Siete Villas de Los Pedroches hasta que en el siglo XIX se liquidó esta unidad administrativa y económica, como demuestra la continua evolución sufrida por la iglesia de Santa Catalina, que guarda en su interior la imagen del Cristo de la Caridad, una de las devociones más arraigada en Pozoblanco.

Esta pujanza ha hecho que se transformen en parroquias antiguas ermitas como las de San Sebastián y San Bartolomé, que junto a otra serie de edificios religiosos como las ermitas del Cristo de la Columna, San Gregorio o San Antonio forman el itinerario monumental de este municipio. Junto a ellas hay que mencionar el Hospital de Jesús Nazareno, que alberga una talla barroca de gran valor artístico y devoción.

En esta Semana Santa, declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía, el visitante se encontrará con algunos de los espectáculos más bellos y singulares de Andalucía como “El Pregón”, que se celebra la madrugada del Viernes Santo. Durante el mismo, se escenifica el momento en el que Jesús es traicionado por Judas y entregado a las autoridades romanas.

También destaca Nuestra Señora de los Dolores que desfila el Martes Santo y cuya cofradía esta integrada solo por mujeres, o la escolta de soldados romanos que a caballo escoltan a Jesus Rescatao.

Monasterio de Pedrique

En uno de los parajes más singulares de Los Pedroches se asienta este antiguo eremitorio hoy convertido en taller, residencia y museo del escultor Aurelio Teno. El resto del conjunto ha sido ampliado con nuevas salas expositivas, centro de recepción de visitantes y aula de conferencias.

Pozoblanco cuenta con otra serie de atractivos especialmente destinados a los aficionados de la práctica deportiva y del turismo activo. Piscina cubierta, club de golf, campo de tiro, club de tenis, instalaciones para la práctica de la pesca, así como un club hípico.