Pedroche

Poesía de granito y vetustas encinas

Población: 1.862 habitantes

Gentilicio: Pedrocheños

Bitrawsh, el árabe, junto a Cabra y Córdoba vivió su gran esplendor en la época musulmana. En sus recónditas y blancas calles uno se traslada a la época de Fash al-Ballut, el Valle de las Bellotas que llamaban. Capital de las Siete Villas, da nombre a la comarca manteniendo su poderío de antaño como refjeja la imponente torre renacentista de la iglesia del Salvador que majestuosa se levanta regia hacia el cielo entre un mar de encinas y cercados, otero de la comarca.

En la Ermita de la Virgen de Piedrasantas, patrona de Pedroche, se reunían hace tres siglos los alcaldes de las “Siete Villas de Los Pedroches” para tratar asuntos de interés común. En su honor celebra Pedroche sus fiestas mayores donde son dignos de ver los “piostros” romeros que montan cabalgaduras adornadas con bellas mantas que también reciben este nombre.

Pedroche, la antigua Baedro romana, gozó igualmente de una preeminencia muy destacada en la zona durante el dominio árabe bajo la denominación de Bitraws, siendo uno de los poblados más importantes de aquel período y convirtiéndose en una de las capitales de la cora de Fash al-Ballut. Este rango se vió respaldado tras la reconquista cristiana, ya que muchos de sus habitantes fueron los encargados de fundar gran parte de las localidades de la zona. Un hecho que provocó que durante siglos se convocasen en la ermita de la Virgen de Piedrasantas los concejos de las Siete Villas de Los Pedroches para determinar el régimen de explotación de las tierras comunales y hacer frente a problemas de carácter comarcal.

El pasado medieval de esta villa ha quedado muy patente en su entramado urbano con un conjunto de calles que en su día formaron parte de la antigua judería de Pedroche. Como prueba de este pasado de esplendor han quedado ermitas como las de San Sebastián, Santa María, en cuyo interior diversas excavaciones arqueológicas han logrado recatar un importante conjunto de pinturas murales, y la Iglesia Conventual de la Inmaculada Concepción, un monasterio fundado en el siglo XVI.

Parroquia de la Transfiguración del Salvador

Se empezó a construir en el siglo XVI en estilo gótico y presenta en su interior tres naves separadas por arcos apuntados que sostienen en la nave principal un artesonado con tirantas decorado con motivos de lacería. En la cabecera, el artesonado es sustituido por una bóveda de crucería. La iglesia cuenta asimismo con dos capillas que responden igualmente a dos momentos constructivos. Mientras que la del Sagrario se cubre con una cúpula sobre pechinas, la capilla bautismal va coronada con un alfarje decorado con lacerías y mocárabes. La portada de los píes del templo va precedida de un pórtico con tres arcos y bóveda de crucería.

El elemento más característico de esta iglesia es la torre campanario, monumento nacional desde el año 1979, fue construida por Hernán Ruiz II y consta de cuatro cuerpos. Los dos inferiores son de planta cuadrada y octogonal respectivamente. Sobre ellos y en diagonal se levanta el campanario de estructura cuadrada, corona todo el conjunto un último tramo de forma circular. Éste uno de los pocos templos de la zona de Los Pedroches en él que se ha conservado los retablos interiores de estilo barroco.

Ermita de Nuestra Señora de Piedrasantas

Durante siglos albergó las reuniones de los concejos de las Siete Villas de Los Pedroches. La ermita tiene una sóla nave cubierta por una bóveda de cañón con lunetos y arcos fajones que se apoyan sobre pilastras toscanas y contrafuertes exteriores.

La cabecera de planta cuadrada aparece coronada por una bóveda estrellada, habiéndose establecido un camarín con cúpula coronada por una linterna para albergar la imagen de la patrona.