Inicio > Portada > Turismo > Naturaleza

Naturaleza

Vegetación

Debido a la vocación netamente agrícola y ganadera que históricamente ha tenido la comarca, la superficie ocupada por la vegetación natural se ha visto reducida, sobre todo si se compara con la que existe en el resto de Sierra Morena. Si no hubiera existido intervención alguna por parte del hombre, el bosque que poblaría estos parajes, sería un encinar; en el dominio de este bosque se reconocen tres tipos de vegetación, vegetación típica, lentisco y quejigo. Actualmente, los tipos de vegetación que dominan en la comarca son los pastizales, las dehesas y rematales.

En la comarca se localizan las superficies más extensas de dehesa de encina de toda la provincia de Córdoba e incluso de Europa. Su importancia radica en que proveen de los recursos imprescindibles para el mantenimiento de la nutrida cabaña ganadera.

Dehesa y campo de amapolasPara la ganadería ovina las dehesas de mayor interés son aquellas cuyo pasto es un majadal dominado por las especies de alto valor pascícola: la gramínea perenne y el trébol. Precisamente aquí, en los Pedroches, es posible encontrar los majadales más extensos de toda la provincia debido a la notable cabaña ovina existente. No obstante, el majadal, por falta de una ordenación adecuada del pastoreo, se embastece, perdiendo calidad pascícola a causa de la entrada de especies poco o nada palatables para el ganado, por exceso de nitrificación.

Las encinas, por su parte, presentan el problema de la falta de regeneración; esta es inherente a las dehesas debido al pastoreo y a su puesta en cultivo de forma temporal. Esta situación es más patente allí donde las dehesas se han ido transformando con el tiempo en cultivos cerealistas intensivos, con escasos y salpicados pies de este árbol como sucede en gran parte de la zona occidental.

Las dehesas presentan en su mayoría un aprovechamiento múltiple ya que cuando el dosel arbóreo no es muy denso se pueden poner en cultivo de forma extensiva, dejándose una serie de años en barbecho para su utilización por el ganado. Esto explica que el paisaje vegetal esté dominado por un mosaico de dehesas cultivadas. En los barbechos se desarrolla el pastizal variable, según el sustrato y el grado de nitrificación y pastoreo.

Otro tipo de vegetación relativamente extendido en la comarca son los retamales. La situación más extendida es que presenten mezclados con pastizales en terrenos desarbolados, donde el ciclo cerealista es muy largo. A menudo estos retamales son puros, constituidos exclusivamente por la retama. Las principales vías pecuarias, sobre todo las cañadas reales, se reconocen a distancia por estar frecuentemente ocupadas por retamales. En el caso de los berrocales graníticos, la retama está acompañada fundamentalmente por leguminosa y gramíneas.

En los bordes del batolito, aunque también encontramos dehesas y retamales, no es esta la vegetación dominante, apareciendo nuevas comunidades vegetales. La existencia de estas diferencias en la vegetación se explican por razones de diversa índole, fundamentalmente topográfica y litológica.

JaraEntre las citadas comunidades vegetales de estos territorios periféricos están:

En cuanto a la vegetación riparia de toda la comarca, las comunidades más frecuentes de los principales ríos y arroyos son los tapujares, en los que se presenta frecuentemente la adelfa, y los juncales; mezclados con los tapujares es posible encontrar en ocasiones zarzales y adelfales, siendo muy puntuales las saucedas.

Son dignas de destacar las espléndidas fresnedas del río Cuzna, que llegan a formar un bosque de ribera de casi treinta kilómetros, algo insólito en la provincia.

Fauna

La situación geográfica de esta vasta llanura situada entre sierras constituye un autentico reducto para diversas especies típicas del ecosistema mediterráneo y especialmente las relacionadas con la dehesa.

LoboEn general, las características de la fauna pedrocheña se asemejan mucho a las que propician las contiguas comarcas de la Serena (Badajoz) y Valle de la Alcudia (Ciudad Real), de hecho dado que los animales no se distribuyen con arreglo al patrón de nuestra delimitación político- administrativa, muchas especies como grullas, avutardas y lobos se mueven y desplazan entre estas comarcas.

Dentro de Los Pedroches se pueden diferenciar, atendiendo a la variable faunística, al menos cuatro unidades: sierras, dehesas, seudoestepas y zonas cultivadas, y finalmente ríos y arroyos. Aunque cada una posee entidad propia, en ocasiones llegan a entremezclarse siendo lógicamente su fauna asociada común a ambas. Cada unidad contiene diversos grados de conservación motivada por las continuas modificaciones y transformaciones que el hombre ha realizado a lo largo de la historia.

CigüeñaEn las sierras se asientan, entre otra, una fauna que se ha visto relegada a estas zonas abruptas como consecuencia de la transformación de áreas más bajas, siendo uno de los medios menos alterados.

Las dehesas localizadas en los lugares más llanos, son el resultado del desmonte y posteriormente manejo para usos agrícolas, ganaderos y forestales. Sustentan posiblemente una de las comunidades faunísticas más peculiares de Europa. La intensa presión ejercida sobre las dehesas puede desembocar en la aparición de seudoestepas, el resultado de una deforestación continua. La perdida de la cubierta forestal incide en el empobrecimiento del suelo y su posterior erosión; aquí la fragilidad es mayor que en otros medios, sin embargo poseen valores propios de gran interés.

Para enriquecer y complicar más aún los biotopos, una red fluvial surca y atraviesa el entramado de la Comarca, siendo de vital importancia para el equilibrio ecológico.

Sierras

Las amplias llanuras de los Pedroches está delimitada por diversas sierras como la de Santa Eufemia - El Viso. Su aceptable estado de conservación posibilita el cobijo a diversas rapaces como el águila perdiera, una de las más amenazadas de nuestro país, el águila real y el infrecuente alimoche. Es igualmente posible observar al buitre leonado, buitre negro e incluso a la escasísima águila imperial, una de las rapaces más amenazadas del mundo. Para completar la avifauna merece destacarse la comunidad de paseriformes, con la particularidad de contar con el roquero solitario, la chova piquirroja, la collalba negra y el colirrojo tizón.

Charco del río CuznaDe entre los mamíferos el más sobresaliente es el lince ibérico, cuya presencia en estos parajes está documentada aunque desgraciadamente cada vez con más dudas. Algunas fincas de la zona forman parte de los cotos de caza mayor en los que el abundante jabalí y el ciervo son las especies capturadas, a las que hay que unir el corzo, pequeño cérvido autóctono que encuentra aquí el único punto de la provincia donde todavía subsiste.

En el sector oriental del Valle y junto a la provincia de Jaén se encuentra el Parque Natural de la Sierra de Cardeña y Montoro, declarado como tal en 1989. esta sierra, surcada por los profundos valles de los ríos Yeguas y Arenoso, contiene, junto con el vecino Parque Natural de la Sierra de Andujar, la población del Lince Ibérico más importante del mundo. El lobo, hoy prácticamente extinguido en Sierra Morena, cuenta con un pequeño núcleo cuyos componentes deambulan entre las provincias de Jaén, Ciudad Real y Córdoba.

Finalmente, al sur de la comarca y dentro de los términos municipales de Hinojosa del Duque, Alcaracejos, Añora, Villanueva de Córdoba y Pozoblanco, el terreno se torna más quebrado. Las encinas, quejigos, olivos y monte bajo albergan un potencial cinegético al abundar la paloma torcaz, los zorzales y la liebre, siendo escaso el conejo y la tórtola.

En las distintas minas abandonadas que jalonan todo el batolito se asientan multitud de colonias de murciélagos, que encuentran en estas cuevas artificiales la tranquilidad necesaria.

Entre los reptiles asociados a las zonas más abruptas destacan la víbora hocicuda, culebra lisa meridional, culebra de escalera, lagarto ocelado y la lagartija colilarga, entre otros.

Dehesas

Es la unidad más extensa y que mejor define a la comarca. Está compuesta por la especie vegetal más representativa de iberia, la encina, aunque en la zona más oriental se mezclan quejigos, alcornoques y robles melojos. La fauna que la puebla está íntimamente ligada al potencial biológico de estas masas arbóreas: currucas, carboneros, propéndelas, herrerillos, agateadores, pinzones, verderones, escribanos y un largo listado de aves se reproducen o invernan en este medio.

Especialmente mención requieren las grullas, llamativas aves que aprovechan el recurso que ofrecen las encinas, las bellotas. Este fruto alimenta a buena parte de la población invernante de las grullas europeas que pasan los meses de frío en las dehesas extremeñas y andaluzas.

Las pseudoestepas y zonas cultivadas

Paraje el SotoSe localizan en todo el sector occidental del Valle de los Pedroches, entre los municipios de Belalcázar, Hinojosa del Duque, El Viso y Villaralto. Destacan por su interés ornitológico, pues aves como sisón, carraca, ortega, calandria y rapaces como los aguiluchos cenizo y pálido son frecuentes en estos campos. La popular cigüeña blanca encuentra aquí pastizales, barbechos y arroyos apropiados para su alimentación y edificios en los que situar sus voluminosos nidos conjuntamente con cernícalos primillas, pequeño halcón que tiene en Belalcázar una de las colonias de crías más importantes de España.

Ríos y Arroyos

Los ríos Yeguas, Guadalmez y Zújar delimitan la provincia y la propia comarca, por el este, norte y oeste respectivamente. Albergan ictiofauna autóctona ausente en otros ríos más deteriorados: bogas, rutilos, bordillos, bogardillas, lamprehuelas y barbos, a su vez presas del mamífero acuático más representativo y escaso de nuestros cursos fluviales, la nutria.

Entre los reptiles más raros se halla una especie de tortuga acuática muy escasa por sus exigencias ambientales, el galápago europeo. Dentro de los anfibios, el tritón ibérico, endémico de España y Portugal, encuentra en algunos arroyos afluentes del río Yeguas, dentro del parque natural, su distribución más oriental en la Península Ibérica. El curioso sapo de espuelas es relativamente frecuente en la comarca al encontrar un hábitat idóneo.

Las aves más frecuentes asociadas a estas zonas son el ánade real, la garza real, el martín pescador y, por supuesto, la cigüeña negra, popularmente conocida como "gitana", se localiza una de las concentraciones premigratorias más importantes del país.

Otros ríos de interés faunístico son el Guadamatilla, Cuzna, Guadalbarbo, y los arroyos de la Cigüeñuela y de Santa María.

En todos ellos no podemos olvidar que se desarrollan numerosos invertebrados, cumpliendo funciones primarias en los eslabones más básicos de la cadena ecológica del ecosistema acuático. El río Yeguas es uno de los más limpios de Sierra Morena tal y como se ha puesto de manifiesto al estudiar las comunidades de los insectos acuáticos considerados bioindicadores, cuya presencia /ausencia determina la calidad de las aguas.

Medio físico

Dehesa de el VisoLa llanura de Los Pedroches, cercada por un conjunto de sierras que la delimitan geográficamente, tiene unas peculiaridades propias que la individualizan con respecto al resto de comarcas andaluzas. El ecosistema mediterráneo de dehesas alcanza aquí su máximo exponente en Europa, como resultado de unas prácticas agrícolas milenarias respetuosas con un medio natural que ha proporcionado a sus habitantes todo su sustento durante siglos. Ello, da lugar a un bosque de suaves colinas donde reina un silencio que sólo se ve roto por el animado canto de algunas aves y el sonido de los cencerros que marcan el camino de los rebaños de ovejas.

GrullasLa encina, el árbol más característico de la zona, se ve acompañada en algunas áreas de quejigos, alcornoques y robles, entre cuyas ramas se cobijan importantes aves. De entre todas ellas destaca la grulla, una especie migratoria del norte de Europa que cada invierno se traslada a la comarca para alimentarse del fruto de la encina: la bellota. Su contemplación supone un auténtico deleite visual, ya que los grupos formados por unos cincuenta individuos vuelan en forma de V emitiendo sonidos similares a trompetazos que por unos momentos rompen la quietud de la dehesa.

Sí la exhuberancia es la nota predominante del medio físico de Los Pedroches, ésta, se ve aún más acrecentada en las riberas de sus ríos y arroyos. Buen ejemplo de ello son los cauces de los ríos Guadalmez, Zújar y Yeguas (Parque Natural de Cardeña-Montoro), que albergan en su interior especies como la nutria o el martín pescador, acompañadas de aves como la garza real o la cigüeña negra, que anidan en sus bosques de ribera poblados de fresnos, alisos, sauces y álamos, rodeadas de un sotobosque donde se encuentran especies como la adelfa o las zarzas.

`

Arroyo de Villanueva de CórdobaEl mejor ejemplo del medio natural de Los Pedroches se encuentra en el Parque Natural de Cardeña-Montoro, situado en la parte oriental de la comarca y que cuenta con una extensión de 41.212 hectáreas. Junto a la encina, el árbol más característico de la comarca, también aparecen en algunas zonas robles como el quejigo y el melojo. Esta riqueza florística permite la existencia de especies de gran valor ecológico como el águila imperial, el lince, el lobo, el águila real o el gato montés que convive en perfecta armonía con especies cinegéticas como la perdiz, la paloma torcaz, la tórtola, el conejo, la liebre, el ciervo, el gamo, el jabalí o el muflón.

Junto a las grullas conviven sisones, cigüeñas negras, especies de caza menor como el conejo, la liebre, la perdiz o la paloma torcaz, que hacen las delicias de los miles de cazadores que cada temporada acuden a la zona. En las áreas de mayor altura, estas dehesas se ven pobladas por especies de caza mayor como el ciervo y el jabalí, como ocurre en la Sierra de Santa Eufemia y en elevaciones como la Chimorra y el Calatraveño, donde cohabitan con zorros y ginetas.

Alrededores de BelalcázarOtras áreas de especial interés son la Sierra de la Patuda, el mirador del Pozo del Águila y las elevaciones de Sierra Trapera y el Puerto de los Tres Mojones. Como espacios de uso público en el medio natural se pueden mencionar los siguientes: Pozo de la Benita (Alcaracejos), Parque San Martín (Añora), paraje El Soto (El Guijo), parque periurbano de Fuente la Zarza (Hinojosa del Duque), paraje de la ermita de la Virgen de Piedrasantas (Pedroche), Ciudad del Ocio (Pozoblanco), parque comarcal Dehesa Boyal (Villanueva del Duque), Huerta de los Frailes (El Viso), y parque Guadamatilla (Villaralto).

Espacios de interés

Se refiere a aquellas zonas que por tener características muy peculiares o valores sobresalientes son dignas de resaltar del conjunto del territorio.

A estos espacio hay que añadir incluidos en el Catálogo del Plan Especial de Proteccion del Medio físico de la provincia de Córdoba, estos son: Solana del Cerro Capilla (El Guijo), Sierra de los Perules y Noria (Hinojosa del Duque), Cerro Sordo (Villanueva del Duque y Alcaracejos), la Natera y Tinarejos (Alcaracejos), Piedra del Atalaya y Río Cuzna (Pozoblanco y Añora) y Chimorra (Alcaracejos).

Agenda

<< Noviembre 2017 >>
L M X J V S D
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30
Mancomunidad de Los Pedroches
Carretera de Pozoblanco S/N
Alcaracejos, C.P.14480 (Córdoba)
Teléfono: 957 774 010
Fax: 957 774 004